Caída de confianza

Captura de pantalla 2018-08-30 16.46.19.png

Hoy comparto un artículo escrito originalmente en inglés, por nuestra nueva autora invitada, Karen Baca, especialista en tecnología asistiva. Karen trabaja en un laboratorio de tecnología asistiva, en donde brindan acceso a recursos educativos y herramientas de comunicación. Karen trabaja con una gran variedad de niños. Enseña a niños con síndrome de Down, síndrome de Angelman, autismo, y otros casos en los que aun no hay un diagnóstico exacto.

Traduzco su artículo, el cual me conmovió por completo… se refiere a la confianza plena:

¿Sabes qué es una “caída de confianza”? Puede que hayas hecho una en un circuito de cuerdas o en un día de trabajo en equipo en tu trabajo, como yo lo hice. Es uno de esos ejercicios de formación de equipos en donde una persona se para en una plataforma y luego deliberadamente, se tira hacia atrás, hacia los brazos de personas que se supone deben atraparlo. La persona en la plataforma cruza sus brazos y pregunta: “¿listos?” y esos que lo esperan abajo dicen: “¡listos!” La persona luego dice: “cayendo” y el grupo responde “Cae en nosotros” y la persona se inclina hacia atrás y cae.

Me he dado cuenta que criar a Cristian es justamente eso. Una serie de caídas de confianza. Y como aquéllas que tuve que hacer como parte de mi trabajo, estoy reacia a estas. Solo que las condiciones son diferentes. No soy solo yo en la plataforma. Tengo que llévalo allí arriba, pararlo aún cuando él no pueda pararse sin apoyo y luego soltarlo de mis brazos aún cuando el pueda o no estar listo para que yo haga eso. Tengo que esperar – no rezar – que los encargados en atraparlo realmente puedan hacer eso. El no tiene reflejos para protegerse, y puede o no ser capaz de decirme que está listo, pero tengo que dejarlo ir. Y debemos hacer estas caídas de confianza una y otra vez a veces diariamente, por el resto de su vida.

Hicimos estas caídas de confianza el primer día del año escolar. Traté de conocer a todos de antemano y darles una especie de “hoja de consejos” sobre el, así yo podría saber quién estaba detrás de él y ellos tendrían instrucciones sobre cómo atraparlo. Sí, sé que algunos de ustedes tienen credenciales como “receptores de caída de confianza profesionales”, pero todavía me resultaba difícil dejarlo ir. Estaba también el nuevo conductor de autobús, la nueva terapeuta, la nueva ayudante, los niños nuevos de su clase que puedan hacerse sus amigos. Todos ustedes parecían buenas personas paradas, listas con sus brazos juntos, pero él no era capaz de comunicarse lo suficientemente bien para decirme que él estaba listo para que yo lo deje ir. Él parecía tan pequeño entonces. Aun así, lo hice.

Algunos días teníamos que hacer la caída de confianza sin ser capaces de ver quien estaba ahí para atraparlo. Nos dijeron que habría una ayudante diferente ese día, pero ellos no lo conocían para nada. Estaba el nuevo conductor sustituto, la nueva terapia que no conocíamos aún…era como estar con los ojos vendados una vez que subíamos a la plataforma. Decíamos que estábamos listos pero nadie respondía. Igual tenía que dejarlo ir y esperar que alguien estaría ahí para atraparlo.

Las caídas de confianza no eran solo una parte de la vida escolar. También sucedieron con el personal médico, estadías en el hospital, gerentes de casos del centro regional y con los grupos recreativos. Sí, todos ellos tienen excelentes credenciales que dicen que son profesionales cuando se trata de esta caída de la confianza. Fue el día de surf en la playa con completos extraños quienes lo sacaron – me refiero a sacarlo bastante – en esas olas, mientras yo me senté impotente en la playa. En el caso de los administradores de casos del centro regional, cada uno de ustedes tenía buenas intenciones, pero, por favor, saben que han habido MUCHOS de ustedes, tantos que ya he perdido la cuenta. Y hubo momentos en que eras el único receptor que no estaba allí cuando llegó el momento de la caída de la confianza y todavía tenía que dejarlo ir y esperar que todo estuviera bien a pesar de tu ausencia.

Y entonces hubo caídas de confianza en las que ellos no lo atraparon. Los días cuando el conductor de autobús nunca vino a recogerlo, o cuando la ayudante nunca apareció. Como el día que se perdió cuando volvía a casa y no sabíamos en dónde estaba por más de una hora. O el día en que tuvo una convulsión en el autobús, y nadie me llamó. El día que supe que no tenía acceso a su dispositivo de comunicación durante el día. Y aun así, el día siguiente de estos eventos, se esperaba que yo lo pusiera en la plataforma y lo soltara. ¿Puede entender porque yo no confiaba en usted inmediatamente y necesitaba un tiempo para sentir que usted estaría ahí para él? Afortunadamente, él tiene mucho poder de recuperación y se recupera rápidamente de la mayoría de las cosas. Yo, por otro lado, puedo llegar a necesitar algo de tiempo.

Las caídas de confianza han continuado hasta convertirse en adulto. Cuando iniciamos con un programa nuevo en donde nadie lo conoce fue otra caída de confianza a ojos vendados, pero esta vez él pudo decir que el estaba listo. Tener que tomar distintos autobuses cada día, con personas que no lo conocen, fue otra caída. Me dijeron que habría personas que lo atraparan, pero yo no los podía ver. Yo vacilaba, pero él seguía diciéndome que estaba listo. Afortunadamente estaban allí y continúan estando a su lado todos los días.

Y justo cuando yo pensaba que ya le había agarrado la mano a estas caídas de confianza, nos enfrentamos con la más grande de todas. El se muda para vivir una vida propia. Todo por lo que hemos trabajado está sumamente ligado a esta gran caída de confianza. Sé que él está listo y sé que él quiere que lo suelte. Se necesita todo de mí ser para dejarlo ir esta vez. Y con esta gran caída de confianza el ahora será capaz subirse en la plataforma sin mi y dejarse caer por sí mismo, mientras yo espero y observo. Quiero tanto correr a atraparlo, pero sé que eso no es lo que él quiere, y necesito dejarlo ir. Puedo hacer esto, siempre y cuando el sepa que siempre estaré lista si el necesita que yo intervenga y lo atrape de aquí en adelante.

Listos?
Listos.
Cayendo.
Cae en nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s